Los pasos para realizar una mezcla musical

¿Qué es la mezcla?

Uno de los temas que más dudas presentan dentro de la producción musical es el de la mezcla. La mezcla es el proceso en el cual se toman las distintas pistas previamente grabadas, y se hacen los ajustes de volumen y procesamiento para que suene como una canción completa. 

Es importante aclarar que, en este artículo nos referimos a la mezcla que se hace en un estudio de grabación y no a la mezcla que realiza un DJ. Las mezclas que hacen los DJ's se basan en la combinación de canciones terminadas, mientras que la mezcla que explicamos aquí, está considerando el proceso de la producción de un tema. 


¿Arte o ciencia?

La mezcla es un proceso que conlleva una parte técnica junto con una parte artística. La parte técnica implica el conocimiento de equipo de audio, interconexiones y uso de software especializado en el proceso. 

Por otro lado, la parte artística implica la toma de decisiones que dependen del tipo de género musical, de los gustos del artista o productor, de los gustos del ingeniero de mezcla y del tipo de mensaje o emoción que pretenda transmitir el tema producido. 

Esto significa que no existe una manera única de mezclar. Podemos encontrar una gran cantidad de criterios y procedimientos que pueden ser válidos para mezclar. Al final de cuentas, el objetivo es que la canción tenga unidad y transmita las emociones que el artista busque transmitir en su interpretación.

Veamos cuál es serían las etapas básicas para el desarrollo de una mezcla musical. Éste procedimiento es una alternativa más que puede ser útil para el que comienza en este fascinante mundo del audio. 


Ajuste de niveles y paneos

Por lo general, la primera etapa dentro del proceso de mezcla será la de ajustar los niveles o volúmenes de cada una de las pistas del proyecto. Para esto no existe una técnica especializada, sino que depende en gran medida de la sensibilidad musical y experiencia del ingeniero de mezcla para obtener el balance adecuado. 

Otro proceso que también se realiza en este tapa es el del ajuste de los paneos. Esto es, la colocación a la izquierda o a la derecha en el plano estéreo de cada uno de los elementos o instrumentos del proyecto. Por ejemplo, es muy común que la voz principal se encuentre posicionada en el centro, mientras que elementos secundarios como guitarras, sintetizadores u otros instrumentos, se posicionen más hacia los lados. Estos ajustes también dependen de cada género musical e incluso de la moda, por lo que es importante estar familiarizado con las tendencias según el estilo musical que se esté trabajando. 


Procesamiento

El siguiente paso es hacer los ajustes de procesamiento necesarios. En principio, esto implica el uso de ecualización y de compresión en los canales que lo requieran. En este sentido, las opciones son muy amplias, pues hay una gran variedad de técnicas y procedimientos para llevar a cabo este proceso. Por ejemplo, se puede ecualizar primero y después comprimir, o hacerlo a la inversa. Cada combinación generará un resultado sonoro diferente y la elección de cada técnica dependerá del contexto y del sonido buscado.

Otro elemento importante en la etapa de procesamiento es el uso de efectos como reverberación, eco o delay. Estos procesos le pueden dar mayor dimensión a la mezcla, creando la sensación de profundidad o ayudando a darle mayor cohesión al sonido.

Finalmente, existe un gran número de otros procesadores que se pueden aplicar para generar efectos sonoros interesantes. Por ejemplo, en esta categoría tenemos procesadores de modulación, como el chorus o flanger, excitadores de armónicos, distorsionadores, simuladores de equipo analógico y un gran número de otras herramientas creativas.


Automatización

Una vez que la mezcla está casi terminada, es buen momento para empezar a hacer ajustes de manera dinámica. Esto es, aplicar cambios en distintas partes de la canción. Para esto se puede usar la función de automatización que tienen las DAW o muchas consolas digitales para mezcla.

La automatización consiste en "grabar" los movimientos de distintos controles en la mezcla. Por ejemplo, es posible grabar cambios de volumen o de paneo en distintas partes de la canción. Un caso típico es el de subirle volumen a la voz en los versos y bajarle durante los coros, cuando la diferencia es demasiada. Otro caso es el de activar cierto procesador, por ejemplo un delay, solo durante ciertos momentos de la canción.

El uso de automatización del da movimiento y dinamismo a la mezcla, pues ayuda a que el resultado final sea perfeccionado y ajustado a detalle.


Mixdown

La última etapa es la de "vaciado" o bounce. Esto se refiere al proceso de generar un archivo estéreo final del proyecto. Este archivo es el que deberá ser masterizado para su futura distribución. En esta etapa ya no se realizan procesos especiales, pero se debe tener cuidado de exportar el archivo a la resolución y con los niveles adecuados.

Es un error muy común pretender hacer el vaciado final buscando un volumen alto en la mezcla. El ajuste del volumen final debe hacerse en la masterización, por lo que no es trabajo del ingeniero de mezcla realizar procesamientos con este objetivo.

El proceso de la mezcla es una etapa que requiere de mucha preparación y experiencia para obtener resultados óptimos. Existen ingenieros especializados en esta etapa de la producción musical. Si deseas aprender de una manera práctica los conceptos aquí explicados, ¡puedes tomar mi curso en línea sobre principios de mezcla!





Comentarios

Artículos Populares