Usos del ecualizador tipo Shelving

Ecualizadores Shelving

El ecualizador es, sin duda, una de las principales herramientas con que cuenta el ingeniero de sonido. Con un ecualizador podemos modificar el espectro de frecuencia de nuestras señales, de modo que ciertas frecuencias sean atenuadas o acentuadas.

Ecualizador tipo shelving.

Saber ecualizar implica una combinación de arte y ciencia, pues, si bien es posible medir las intensidades de las frecuencias y hacer todo de una manera muy técnica, la realidad es que a fin de cuentas, el resultado final dependerá del oído y gusto del operador de audio o del productor.

Qué es es ecualizador shelving

Quizás el tipo de ecualizador más común es el llamado shelving, éste toma su nombre por la forma que genera su curva que pareciera una especie de "repisa" o anaquel. Este ecualizador es muy común en prácticamente cualquier tipo de sistema de audio, consola de mezcla, app de música, etc. Por ejemplo, es más conocido como las perillas Treble y Bass (agudos y graves) que tienen los sistemas de sonido de los automóviles, radios, etc.

Lo más común es encontrar dos tipos de ecualizadores shelving, el de graves (low shelf) y el de agudos (high shelf). El primero nos permite acentuar o atenuar frecuencias graves, como vemos en la figura.

Low shelf

El segundo es similar, pero nos permite controlar frecuencias agudas.

High shelf

Podemos ver en las imágenes la curva característica de los shelving. A partir de cierta frecuencia, comienzan a incrementar (o atenuar) el nivel gradualmente hasta que llegan a un punto en que el cambio se mantiene constante, ya sea hacia los graves para el low shelf, o hacia los agudos en el high shelf.

Cómo usar un ecualizador shelving

Estos ecualizadores son muy populares porque son muy fáciles de utilizar. Si queremos que algo suene más "brillante", simplemente aumentamos los agudos (hi shelf). Si queremos el efecto opuesto, obviamente atenuamos los agudos. Por otro lado, si queremos más profundidad de bajos, aumentamos el low shelf y si queremos reducir los bajos, simplemente atenuamos los graves con el mismo control.

Esto es bastante simple e intuitivo, pero ¿qué hay de las frecuencias medias? Las frecuencias medias son otro rango muy importante. En primer lugar, la mayoría de la información útil, ya sea de música o voz, se encuentra en este rango. En segundo lugar, nuestros oídos son más sensibles a los medios que a los graves y agudos.

Lamentablemente, muchos sistemas básicos de audio no cuentan con controles para medios. Por ejemplo: consolas mezcladoras básicas, sistemas de sonido portátiles, sistemas de karaoke, etc. En estos casos podemos usar nuestro EQ shelving para "balancear" las frecuencias medias en cierto grado.

La ecualización está fundamentada en balances

El arte de de ecualizar se basa en balancear las distintas frecuencias. Por ejemplo, si un sonido tiene demasiados bajos, al grado de que los altavoces retumben o distorsionen, entonces es necesario atenuar los graves para darle balance a todo. Por otro lado, si una voz tiene demasiada sibilancia (sonido excesivo de la consonante 'S'), entonces debemos atenuar los agudos para regresarle el balance correcto.

La idea de balancear también viene de que, si queremos resaltar ciertas frecuencias, podemos atenuar las otras frecuencias. Por ejemplo, cuando quitamos bajos, entonces los medios y los agudos resaltarán más. Si aumentamos los agudos, esto tendrá el mismo efecto de bajarle a graves y medios.

Por esta razón es muy importante tener una idea clara de lo que necesitamos "quitar" o "aumentar" antes de siquiera tocar el ecualizador. El oído es, sin duda, el elemento más importante en el arte de la ecualización.

¡No tiene ningún sentido ecualizar subiéndole o bajándole a todos los controles si no sabemos que es lo que estamos buscando! Por lo general, esta práctica solo hace que todo suene peor de como estaba originalmente.

Ecualizando medios con el shelving

Conociendo el principio del balance, podemos también tener cierto control de los medios. Por ejemplo, si queremos aumentar los medios (para darle mayor presencia a la voz o instrumentos), podemos reducir los graves y los agudos en la misma proporción. Esto generará una curva como vemos en la figura.

Aumentando medios con los shelving

Si, por otro lado, queremos reducir los medios (para reducir resonancias de los altavoces), podemos aumentar de igual manera los graves y los agudos en la misma proporción. Esto generará una curva como se ve en la figura.

Reduciendo los medios con los shelving


Es importante considerar que cada vez que se usa un ecualizador, estamos cambiando la intensidad de nuestra señal, por lo que será necesario hacer ajustes de la ganancia o de nuestro fader para mantener un nivel constante. Por ejemplo, si le subimos nuestro ecualizador, tenemos que compensar bajando el nivel de nuestro canal.

También es recomendable hacer ajustes de pocos decibeles (dB) cada vez. Por ejemplo, subir de 3 en 3 dB e ir escuchando el cambio. ¡No es recomendable hacer ecualizaciones drásticas si no tienes un oido bien entrenado aún!

Siguiendo este principio, podemos tener mayor control de nuestro sonido, incluso si simplemente contamos con un control de agudos y de graves.

Si quieres aprender más sobre ecualización, te invito a que tomes mi ¡Curso online sobre EQ! Más información aquí.

Curso online de ecualización

¡Hasta la próxima!



Comentarios

Artículos Populares